CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS


El Real Decreto que completa la transposición de la Directiva 2002/91/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2002, relativa a la eficiencia energética de los edificios,  establece la obligación de poner el certificado de eficiencia energética a disposición de los compradores o arrendatarios para los contratos de compraventa o arrendamiento total o parcial de los edificios a partir del 1 de Junio de 2013.

El vendedor/arrendador deberá mostrar la etiqueta energética durante la promoción de venta/alquiler del inmueble.

En caso de venta, el vendedor deberá entregar al comprador en la notaría un original del certificado. En caso de alquiler, deberá adjuntar una fotocopia al contrato de arrendamiento.

El proceso de certificación energética de un inmueble es una labor compleja que, en esencia, exige:

  • Una o más visitas de inspección al inmueble a certificar.
  • La utilización de aparataje específico para el cálculo exacto.
  • El levantamiento del plano del inmueble.
  • Se recopilarán los datos administrativos y catastrales del inmueble, de los materiales componentes, de sus fachadas y cerramientos.
  • Se recopilarán los datos del consumo eléctrico y de gas del inmueble durante el último año mediante las facturas facilitadas por el cliente.
  • El cálculo de la eficiencia energética del inmueble antes analizado, será realizado por personal técnico titulado, con formación específica.
  • La elaboración de un exhaustivo informe en el que se cuantifica y justifica la asignación a la vivienda, local u oficina de una determinada etiqueta energética (A-B-C-D-E-F-G)
  • La proposición de alternativas para la mejora de la etiqueta energética del inmueble en uno o dos grados.
  • La entrega al cliente de tres copias del certificado energético que recoge todos los datos anteriores y que es válido para los siguientes diez años.
        
Si no se sigue este concienzudo proceso y/o el técnico certificador no cuenta con la formación adecuada, el cálculo asignará a la envolvente del edificio unos valores estimados mucho más desfavorables que los reales. Y el resultado será que el resultado de la calificación, aunque sea legalmente admisible, penalizará a su inmueble con una etiqueta que podría haber sido mejor realizando cálculos más afinados.

En este enlace podéis ver cuales son los pasos que seguimos a la hora de realizar un certificado de eficiencia energética de una vivienda.

Si desea que le presentemos una oferta, sin compromiso, rellene el siguiente Formulario

Google+